Mark Zuckerberg ha hecho un modesto propósito de año nuevo, arreglar Facebook y hacer del mundo un mejor lugar.

 

“El mundo se siente ansioso y dividido y Facebook tiene mucho que hacer” dijo el CEO en un post en su cuenta personal, “Ya sea proteger a nuestra comunidad de odio y abuso o defenderla de la interferencia de otras naciones, hay que estar seguros que el tiempo que pasa la gente en Facebook esté bien invertido”.

Es un buen cambio de dirección desde 2016 cuando Zuckerberg desmintió la idea de que las noticias falsas compartidas en Facebook pudieron haber afectado la elección presidencial de los Estados Unidos. Aquella vez en la conferencia anual de Tecnología de San Francisco, Zuckerberg llamó la noción “una idea loca”.

“Hay una profunda falta de empatía en pensar que el único motivo para votar por alguien fueron noticias falsas” dijo aquella vez en una entrevista desde el podio”.

Zuckerberg se retractó más adelante en 2017 luego de que el presidente Trump dijo que Facebook tenía una agenda específica en su contra. En un post publicado en Septiembre dijo “seguir trabajando para asegurar la integridad de las elecciones libres alrededor del mundo, y asegurar a nuestra comunidad que somos una plataforma para todas las ideas y una fuerza de bien para la democracia”.